Chad celebra 60 años de independencia

11 de agosto 1960 – 11 de agosto 2020, hace 60 años la República del Chad recibió su independencia de las manos del colonizador francés. La ocasión de la celebración de su sexta década de vida socio-política tumultuosa, conviene recordar algunos aspectos para situar mejor a los que quieren conocer el país de fondo.


Las colonias francesas de África recibieron su independencia como un don de París en los años 60. Así, en la noche del 10 de agosto de 1960, André Malraux, el entonces Ministro de Asuntos Culturales y representante del General de Gaulle, entregó en Catimini la carta de concesión de la independencia como regalo al Chad por su participación a la Guerra Mundial apoyando a la Francia Libre. Eso debería marcar ‘’el fin de la Fraternidad y el inicio de la historia’’ (cf Discurso de André Malraux). Pero veremos que los hechos no siguieron a las buenas intenciones.



François Tombalbaye y Charles de Gaulle ambos en el centro de la imagen-AFP-STF


El texto de la Declaración de Independencia fue leído a las 0h del 11 de agosto, bajo la luz de una linterna, por el primer presidente François Tombalbaye Le discours de Malraux. Desde entonces se inició la vida política nacional de una República proclamada dos años antes pero aun como miembro de la Comunidad Francesa de África.


Las celebraciones de la independencia fueron fiestas nacionales entendidas como el día en que los funcionarios y militares tenían que ofrecer el desfile.


La primera década de independencia del Chad estuvo marcada por una vida política incipiente pero ya mal negociada: el país empezó muy pronto con rebeliones y guerras internas. En 1965, hubo una primera rebelión chadiana en Mangalmé (en el centro norte del país).


Tropas francesas en la guerra de Chad en 1971 - By Handelsgeselschaft - Own work, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=78941790



La década de los años 1970 fue marcada por un caos sociopolítico que no siempre permitió celebrar debidamente la fiesta nacional. En el periodo 1973-75, el presidente Tombalbaye, sudista cristiano, inició un programa de retorno cultural a las prácticas tradicionales socioreligiosas. Tras varios disturbios, fue asesinado en 1975.



Cabe recordar también la historia de la arqueóloga Francoise Claustre que fue presa por los rebeldes liderados por el futuro presidente de Chad Hissène Habré, en las montañas de Tibesti entre 1974 y 1977. Francia tuvo que negociar duramente y contar con el apoyo del líder libio, Muamar el Gaddafi, comprometiéndose a apoyar a este en el posterior conflicto de la Franja de Aouzou. La historia de la señora Claustre y su tormentosos secuestro fue llevada al cine por el mítico reportero de la agencia Magnum, Raymond Depardon en 1990 La captive du désert. Depardon había logrado entrevistar a la francesa durante su cautiverio.


Entre 1975 y 1982, se sucedieron tres regímenes, tres presidentes, cada uno con bastantes problemas sociales, políticos y militares. En abril de 1975, un golpe de estado militar llevó el General Felix Maloum al poder como segundo presidente del Chad. Pero hasta su exilio en marzo de 1979, el país era un contexto de caos general por las rebeliones, la guerra y las sequias de graves consecuencias para la población que se debían nutrir de plantas salvajes. Se recuerda que en su día, el periódico semanal editado en Francia ‘’Jeune Afrique’’ en su número 905 del 10 de mayo de 1978 hablaba de ‘”Tchad : État néant” Chad: Estado nulo.


Entre abril y septiembre de 1979, Lol Mahamat Choua, asumió el papel de presidente de la Republica con un gobierno llamado GUNT (Gouvernement d’Union Nationale du Tchad).


Entre 1979 y 1982, fue el régimen efímero de Goukouni Weddeye que como presidente no pudo celebrar ninguna fiesta nacional. El país estaba siempre divido entre el norte y el sur, con gobiernos separados y enfrentados continuamente.


La década de los años 1980 ha sido el reino dictatorial directo del presidente Hisséne Habré. En junio de 1982, conquistó todo el país o más bien todo el país se rindió a él. Las celebraciones de la fiesta de la independencia junto con las de la posesión oficial del país (07 de junio) fueron declaradas fiestas nacionales de primera importancia. Después de estas dos fechas (07 de junio y 11 de agosto) se sumaran otras fiestas nacionales como las fiestas musulmanas del Tabaski y el fin del mes de Ramadan o las cristianas de la Navidad.


Hisseine Habré cuyo régimen dejó nada menos que 40.000 víctimas por represiones militares y otros métodos de eliminación de la población, sigue preso en La Haya hoy en día. Sin embargo las celebraciones de la fiesta de la independencia tenían siempre un tono reivindicativo para él y el país. Estaba obsesionado con la soberanía nacional y lo fue demostrando: el país fue declarado en estado de guerra permanente contra la Libia del coronel Muamar el Gadaffi. El conflicto se acabó con el juicio en La Haya (Países Bajos) que reconoció la Banda de Aouzou como territorio chadiano.


Hissène Habré vestido de guerrillero


Durante estos años, a pesar de la dictadura, la población chadiana se sentía muy comprometida en las celebraciones nacionales como la fiesta de la independencia. Los desfiles militares y civiles fueron obligatorios y por categorías: los funcionarios, los militares, los artesanos, los movimientos propagandistas, las religiones (Islam y Cristianismo), las escuelas, etc. La fiesta del 11 de agosto era como un día de demostración de que el Chad necesitaba no olvidar que el enemigo de la nación era Gadaffi. Todos los desfiles se acababan a medio día con las paradas militares dignas de estado de guerra.



Habré contaba con el apoyo de Francia y Estados Unidos, que sabían perfectamente de sus atrocidades pero le necesitaban para contrarrestar el poder de Gadaffi en la zona del Sahel. 1987- Foto Cortesía de la Biblioteca y Museo Presidencial Ronald Reagan


Desde 1990 hasta hoy, impera el régimen anunciado como democrático de Idriss Deby. Para los Chadianos de 30-50 años era un libertador que poco a poco se convirtió en un dictador que no quiere liberar al pueblo. Al igual al anterior presidente, Idriss Deby tenía dos fiestas nacionales prioritarias: el 1 de diciembre (su entrada oficial en Yamena; llamado Día de la Democracia) y el 11 de agosto. Pero en treinta años de manato, le dio tiempo para modificar las cosas: la segunda celebración fue asimilada a la primera. Las celebraciones son demostraciones de fuerzas militares como para indicar que el país está dispuesto en ofrecerse de gendarme de la región: desfiles civiles, políticos y militares en los que se enseña todas las armas de última generación. Pero sobre todo en la última década, la celebración del 11 de agosto se ha confundido con las fechas oficiales de sus victorias en las elecciones presidenciales (2005, 2011, 2018). En la última celebración de los 60 años de independencia del país, el presidente asumió perpetuarse en el poder. Fue declarado Mariscal Idriss Deby Itno, titulo de guerrero supremo que le fue otorgado para la Asamblea Nacional por una votación que fue una parodia digna de una película, que recordaría otros dictadores africanos en el final de su reinado (Mariscal Bokassa de la República Centroafricana, Mobutu Sese Seko del Zaire – hoy República Democrática del Congo).



El actual presidente de Chad Idriss Deby - Foto del archivo de la presidencia.


Al final los Chadianos se quedan con cuatro republicas que se han sucedido desde 1960. Todas dejan la misma sensación: cada régimen pasado aunque empezara bien ha sido malo. La historia dice que el país va de mal en peor. No por pesimismo o afropesimismo, por puro realismo si nos fijamos en la calidad y la cantidad de la vida de la población chadiana.


P. Camille Manyenan Nodjita, sj.

© Fundación Ramón Grosso 2020      

Ayudales a conseguirlo