ESCUELA DE KARATE

La Fundación Ramón Grosso, junto con el Club Karate Pozuelo emprendimos en junio de 2018, un proyecto que tiene como finalidad la apertura de una Escuela de Karate, del estilo Shito-Ryu en Yamena, Tchad. Este proyecto solidario, que cuenta con la ayuda y el apoyo de la Federación Madrileña de Karate pretende, a través de este deporte, ayudar a niños y niñas a continuar con sus estudios, reduciendo e incluso evitando el abandono escolar causado por la falta de medios, usando la herramienta del deporte como motivación para mejorar con ellos su futuro y por ende el de su país. Solo 30% de los niñ@s están escolarizados. La alfabetización masculina es del 31,33%, superior a la femenina que es del 13,96%. Segundo país del mundo con menor tasa de alfabetización.

 

Para tal fin se desplazan en junio de 2019 dos técnicos del Club a Tchad junto a la Fundación y seleccionan a dos estudiantes del Colegio San Francisco Javier, Eliane Kangdega y Deogratias Boodi, de 17 años, ambas con excelentes expedientes académicos, un buen perfil como deportistas y dotes para la docencia.

 

El objetivo es que estas estudiantes sean las “formadoras” de la Escuela de Karate que allí se forme y para eso han pasado una etapa en Madrid para su tecnificación, de enero a agosto de 2020, en la que han compaginado la continuidad de sus estudios académicos con entrenamientos de Kárate en el Club, así como una formación en recursos pedagógicos. Los entrenamientos que allí realicen nuestras “formadoras” estarán tutelados por nuestros técnicos que desde España las orientarán en el día a día de la Escuela.

 

Nos gustaría destacar que han regresado a Tchad con una nota media de Notable Alto a nivel académico y un Cinto Azul homologado por la World Karate Federation.

Karate Chad

Testimonio

Eliana Kangdega: “La etapa en Madrid ha sido muy enriquecedora, no solo a nivel técnico si no humano... los valores que de aquí nos llevamos servirán de base para formar a deportistas íntegros, con valores y en igualdad”.

Deogratias Boodi: “Gracias por lo que aquí hemos aprendido. Queremos transmitir a todos los niños de nuestra escuela, no solo el karate, si no la cultura y valores europeos para que nuestro pueblo cambie la visión que tiene de este pueblo tan acogedor y solidario.”

© Fundación Ramón Grosso 2020      

Ayudales a conseguirlo